eduardo vicent :: tinkernet

Entrada 30/07/2018

Estoy bien.
Lo digo hacia fuera,
mientras siento como se caen,
uno a uno,
los pedazos del andamio
que me sustenta.

la linea, marca el limite.
Proyecto una imagen,
un yo que no soy yo.
Una idea que no puedo sostener,
ni llenar de contenido.
Por eso me siento tan vacio:
ni yo, realmente, creo.

Y así, en la quietud de la nada sideral,
se pasan los días, las horas, los meses y los años.
Yo, mientras, sigo impertérrito en el mismo punto.
Mi cuerpo esta quieto.
Mis ojos buscan desesperadamente encontrar el camino.
Están atrapados.
En esa armadura, en ese recipiente,
Vacío.
En lo alto de una torre de marfil,
desde donde buscan, desesperadamente, una salida.

No recuerdo el momento en que los doblegué
Debió existir una batalla y ambos perdimos.
Los encerré para que nunca mas me interrumpiesen.
Para que nada interfiriese.
Para ser consciente de todo.
Para estar bien alerta.
Ahora, aguardan, desde ese lugar, encontrar el momento para
liberarse.
Pero no van a poder.
No les voy a dejar.
Todo está bajo control.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sígueme en: rss | email | twitter | linkedin

Me puedes leer también en: BSide | Libros de Ensayo | tinkernet